"No quiero que la visita a Taiwán desvíe la atención del que era nuestro propósito real", señaló Pelosi, que es seguir avanzando en las relaciones de Washington con sus aliados en la región.

Tokio.- La presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, negó hoy en Tokio que su viaje a Taiwán perjudique a los intereses de la isla, y condenó junto al líder nipón Fumio Kishida los lanzamientos de misiles chinos que han caído en aguas económicas exclusivas de Japón.

Pelosi hizo balance de su gira asiática este viernes en Tokio, última parada de una ruta que también le ha llevado a Singapur, Malasia, Corea del Sur y Taiwán. Su escala en esta isla ha eclipsado el resto del viaje y desatado maniobras militares masivas de China alrededor de la misma que dejan la región en alta tensión tras su marcha.

En el marco de estos ejercicios, que se están desarrollando por mar y aire, Japón denunció en la víspera que cinco misiles balísticos disparados por Pekín cayeron en aguas de su zona económica exclusiva, algo que no había ocurrido hasta ahora.

El más cercano de los proyectiles cayó a unos 80 kilómetros al nor-noroeste de la isla Yonaguni, en el archipiélago de Okinawa, donde se concentra la mayor parte del grueso de las tropas estadounidenses desplegadas en Japón y que representaría un punto caliente en caso de un potencial conflicto con el país vecino.

El área de las maniobras incluye, además, zonas cercanas a las islas Senkaku, administradas por Tokio pero reclamadas por Pekín, el principal contencioso geográfico irresoluto de ambos países.

Durante un desayuno entre Pelosi y Kishida a primera hora de hoy, el mandatario japonés trasladó a la congresista estadounidense la preocupación del archipiélago por este desarrollo y confirmaron su cooperación "para asegurar que la paz y la estabilidad de mantienen en el estrecho de Taiwán", según detalló el jefe de Gobierno nipón.

"El comportamiento de China tiene un serio impacto en la paz y la estabilidad de la región y del mundo", dijo Kishida, que ha pedido un cese inmediato de las maniobras a través de cauces diplomáticos.

En una rueda de prensa posterior, Pelosi acusó a Pekín de usar su visita a la isla "como excusa" para sus acciones y negó que su paso por Taiwán perjudique al territorio.

EL FOCO SOBRE TAIWÁN

"Eso es ridículo", dijo Pelosi al ser preguntada sobre las voces que dicen que su paso por Taiwán, más que beneficioso, ha sido perjudicial para los intereses de la ínsula, un Estado independiente en la práctica desde 1945 y al que China continental considera una provincia rebelde que debe unificar con el resto del territorio.

"Nuestra delegación no busca cambiar el 'statu quo' en Asia o Taiwán", dijo Pelosi, sino "mostrar respeto a estos países" visitados, "tener paz en el estrecho de Taiwán" y "que prevalezca el 'statu quo'" actual, desde el respeto a la autonomía de la isla.

"Los chinos están intentando aislar a Taiwán", declaró tajante la portavoz del Congreso estadounidense, "pero no aislarán a Taiwán impidiéndonos viajar allí", añadió, y llamó a seguir visitando la isla y establecer relaciones con ella.

Pelosi se refirió a Taiwán como "uno de los países más libres del mundo" y alabó el desarrollo de su democracia, "un verdadero logro", y su éxito en sectores como el de los semiconductores. Su visita a la isla buscaba "celebrar" su modelo y encontrar vías para "trabajar juntos para propagar prosperidad", según dijo.

"No quiero que la visita a Taiwán desvíe la atención del que era nuestro propósito real", señaló Pelosi, que es seguir avanzando en las relaciones de Washington con sus aliados en la región.

AFIANZAR ALIANZAS

La visita del grupo de congresistas estadounidenses encabezado por Pelosi a Asia tenía como objetivo abordar cuestiones "de seguridad, económicas y de gobernabilidad", explicó Pelosi, áreas en las que dijo que la Administración del presidente de EE.UU., Joe Biden, ha mostrado especial interés en la región del Indopacífico.

Durante su gira, Pelosi se ha reunido con sus homólogos en los países que ha visitado, incluido con el portavoz de la Cámara Baja de la Dieta nipona (parlamento), Hiroyuki Hosoda, durante una breve asistencia a su sesión extraordinaria en Tokio antes de emprender el regreso a Estados Unidos este mismo viernes.

Pelosi ha trasladado a las potencias asiáticas el compromiso de Estados Unidos para mantener buenas relaciones, incluido con China, con quien aseguró que su Gobierno mantiene estrecha comunicación.

Muchos de los países visitados durante esta gira "son amigos de ambos países (EE.UU. y China) y no queremos que escojan", aseguró Pelosi en un mensaje conciliador.

Pese a eso, "no vamos a dejar de hablar sobre derechos humanos en China sólo por intereses económicos", declaró la congresista, que añadió: "Debemos trabajar con China en temas como esos".