La caída de los hermanos en principio pareción un accidente, pero la investigación determinó que fueron arrojados premeditadamente y que el principal sospechoso era el padre.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Un tribunal de la ciudad central china de Chongqing condenó a muerte a un hombre por matar, arrojándolos desde un decimoquinto piso, a sus dos hijos en colaboración con su nueva pareja, quien también ha recibido la pena máxima, informa hoy la prensa local.

El tribunal aseguró que el doble homicidio intencional, llevado a cabo el 2 de noviembre de 2020, fue "extremadamente cruel" y traspasó "todas las líneas de la ley y la moral", indica el portal de noticias Sohu.

Los dos hermanos, una niña de dos años y un niño de un año, fallecieron tras caer desde una gran altura en lo que pareció, en los primeros momentos, un accidente.

Sin embargo, la Policía determinó en la investigación que los niños fueron arrojados premeditadamente y que el principal sospechoso era el padre, Zhang Bo.

Zhang comenzó una relación con la segunda acusada, Ye Chengduan, en abril de 2019, poco después de divorciarse de la madre de las víctimas.

Ye presionó a Zhang para deshacerse de los niños porque ni ella ni su familia podían aceptar una relación con un hombre que ya tenía descendencia, relatan los medios locales.

Según la madre de los niños, en el juicio Zhang aseguró que, en el momento de los hechos, mantenía una videollamada con Ye, quien, haciéndose cortes en las muñecas, amenazaba con suicidarse si él no acababa con la vida de sus hijos, tras lo cual el condenado los lanzó por la ventana de su apartamento.

El tribunal considera que el asesinato es fruto de una conspiración entre Zhang y Ye.

Las autoridades chinas no facilitan datos oficiales sobre el número de condenados a muerte, pero en su informe relativo a la pena capital de 2020, la organización defensora de los derechos humanos Amnistía Internacional apuntó que "se cree que se llevaron a cabo miles de ejecuciones" en el país asiático.