El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, defendió este miércoles su asistencia a un evento hace 11 días en la Rosaleda de la Casa Blanca, que pudo ser el foco de los contagios entre personal de la mansión y el propio presidente, Donald Trump.

ESTADOS UNIDOS.-El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, defendió este miércoles su asistencia a un evento hace 11 días en la Rosaleda de la Casa Blanca, que pudo ser el foco de los contagios entre personal de la mansión y el propio presidente, Donald Trump.


"Mi mujer, Karen, y yo estuvimos allí, y estuvimos honrados por estar allí. Mucha gente de quienes estuvieron en el acto, Susan (moderadora), en realidad muchos se hicieron las pruebas de coronavirus, y fue un acto al aire libre, lo que todos nuestros científicos aconsejan habitualmente y rutinariamente", dijo Pence en el cara a cara frente a la aspirante demócrata a la Vicepresidencia, Kamala Harris.