Si Kim simplemente adelgazó para estar más saludable, entonces eso probablemente “proporcione más previsibilidad, quizás para actores regionales como Japón

ESTADOS UNIDOS.- Después de que nadie lo había visto en público por casi un mes, el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, reapareció el sábado en los medios estatales y luciendo notablemente más delgado.

Los analistas y las agencias de inteligencia extranjeras han estado mucho tiempo al pendiente de la poca información que se escapa de Corea del Norte, en busca de indicios sobre lo que pudiera estar sucediendo en las entrañas del reino ermitaño. Pero tras el cierre de las fronteras del país por la pandemia del Covid-19, los observadores de Kim parece que se han ensañado con su cintura: aparentemente más delgada que de costumbre.

Si Kim simplemente adelgazó para estar más saludable, entonces eso probablemente “proporcione más previsibilidad, quizás para actores regionales como Japón, (Corea del Sur) y los EEUU, quienes pueden tener más confianza en su liderazgo“, dijo Vipin Narang a NK News.

“Sin embargo, —advirtió— si (la pérdida de peso repentina) se debe a un problema de salud, es muy probable que las maniobras para su sucesión ya estén sucediendo entre bastidores, y esa volatilidad podría representar un problema para el mundo exterior”, agregó Narang, profesor de ciencias políticas en el Massachusetts Institute of Technology (MIT).

NK News comparó imágenes ampliadas de la muñeca de Kim que fueron tomadas en los últimos siete meses. En una fotografía tomada en noviembre, el reloj IWC Portofino Automatic —USD 12,000— del líder parecía encajar perfectamente con la forma de su muñeca.

Sin embargo, las fotos más recientes muestran a Kim usando el reloj con más correa de sobra, lo que reforzaría la teoría de una posible pérdida de peso.

 

No es ni de cerca la primera vez que se escudriñan las imágenes de Kim en busca de signos que digan algo más sobre su salud. Solo se trata de un intento más de muchos. Pero todos buscan una misma cosa: conocer más al enigmático hombre al que muchos suelen imaginar sentado siempre sobre un imponente arsenal nuclear.

 

¿Por qué Kim cojeaba en las imágenes de 2014? ¿Corea del Norte editó digitalmente su oreja izquierda? son solo algunos ejemplos de preguntas recurrentes entre sus espías.

 

Cuando el dictador se reunió con el presidente surcoreano Moon Jae-in en 2018, un periódico de Corea del Sur pidió a siete expertos que pasaran horas revisando imágenes en busca de pistas sobre el mediático líder. La investigación sugirió que Kim usaba plantillas para aparentar mayor altura.

 

Cuando el líder norcoreano reapareció el año pasado a bordo de un carrito de golf, los rumores que apuntaban a una grave enfermedad se disiparon. Sin embargo, algunos médicos expertos especularon que una pequeña marca en su muñeca era un signo inequívoco de que se había sometido a un procedimiento médico.

 

Incluso su ascensión en 2011 estuvo envuelta en misterio, ya que los funcionarios estadounidenses no supieron de la muerte de su padre durante dos días. Fue hasta que el régimen lo anunció.

 

Cuando las imágenes del propio Kim no están disponibles, los analistas y detectives recurren a las imágenes satelitales en busca de señales en sus aviones, caravanas, trenes y barcos.

 

“En un país como Corea del Norte, no hay ruido cuando se trata de instalaciones de lujo”, dijo Colin Zwirko, del servicio especializado de noticias y análisis NK Pro, a The Washington Post. “Eso solo sucede en las instalaciones de la familia Kim. No hay otras personas que tengan la posibilidad de disfrutar libremente de fiestas en barco o tener mansiones en lugares remotos“.

 

La salud de Kim ha sido una preocupación constante durante mucho tiempo dado su peso corporal, que la inteligencia de Corea del Sur ha estimado en casi 130 kilos, y su fuerte hábito de fumar. Pero también cuenta con la mejor atención médica que Corea del Norte pueda reunir y la capacidad de recurrir a expertos de Rusia o China, que mantienen estrechos vínculos con el régimen de Pyongyang.

 

Una señal que fue interpretada por un experto como un intento de demostrar que él valía por sí mismo, ocurrió cuando el Partido de los Trabajadores de Corea del Norte eliminó recientemente de su gobierno una referencia al legado del abuelo de Kim, Kim Il Sung, y del padre, Kim Jong Il.

 

Las relaciones siguen siendo tensas entre Pyongyang y Estados Unidos: cuando el presidente Biden calificó el programa nuclear de Kim como una “seria amenaza para la seguridad de Estados Unidos y la seguridad mundial”, y prometió responder mediante “diplomacia y disuasión severa”, Corea del Norte le respondió.

 

Los comentarios de Biden fueron “intolerables” y reflejaron la “historia habitual” de Estados Unidos, declaró Kwon Jong Gun, jefe del departamento de asuntos estadounidenses del Ministerio de Relaciones Exteriores. Según Infobae.