Aunque la detención del ex líder criminal fue una promesa para detener el flujo de drogas, la organización delictiva no parece extrañarlo.

REDACCIÓN.- Pese a que Joaquín Guzmán Loera, el Chapo, lleva cinco años tras las rejas, el arresto del gran capo del Cártel de Sinaloa ni siquiera afectó los negocios criminales y no redujo el tráfico de droga a Estados Unidos, por el contrario.

De acuerdo con un reporte de Business Insider, cifras oficiales del gobierno estadounidense, así como análisis de especialistas, las actividades delictivas del Cártel de Sinaloa como del narcotráfico en general, han registrado aumentos en el último lustro, ya con Guzmán Loera encerrado.

De igual manera, apunta el medio de EEUU, los asesinatos han ido al alza en México, lo cual muestra índices progresivos de violencia asociados a la guerra entre, y contra cárteles de la droga.

El Chapo Guzmán fue recapturado definitivamente el 8 de enero de 2016, un año después llegó extraditado a Estados Unidos y en julio de 2019 quedó condenado a cadena perpetua tras su histórico juicio en Nueva York.

Quien fuera designado enemigo público número uno y principal objetivo en México y EEUU, cayó en manos de la justicia, fue procesado, pero el negocio de las drogas no cambió. Algo que ya había advertido Ismael Zambada García, el Mayo, en una entrevista concedida a Julio Scherer en 2010.

El colaborador y máximo jefe de la organización sinaloense tenía una perspectiva contundente sobre la dinámica del narcotráfico, pues la oferta y demanda seguiría con o sin los grandes cabecillas. Sus comentarios casi proféticos se manifestaron en las acciones contra el Chapo Guzmán.

En su momento, recordó Bussines Insider, autoridades del gobierno estadounidense calificaron como una victoria la detención de Guzmán Loera. El fiscal de Nueva York, Richard Donoghue, aseguró que el capo nunca más volvería a envenenar con drogas a la población de EEUU ni ganaría millones a costa de vidas inocentes.

Sin embargo, el Cártel de Sinaloa sigue operando sin extrañar a Joaquín Archivaldo Guzmán Loera.

Para el año fiscal 2016, los decomisos de cocaína fueron de cinco mil libras (2.26 toneladas) en la frontera sur de EEUU, según cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP). En el periodo siguiente la cifra aumentó a 9,000 lb (4.08 toneladas).

A nivel nacional, el país norteamericano pasó de 23 mil 586 kilos de cocaína en 2016 a 28 mil 122 kg para 2017. En ese tiempo, Guzmán Loera ya estaba asegurado.

El año pasado, las cifras incautadas de cocaína fueron de 26.3 toneladas, sin embargo, para abril de 2021 se acumulan 28.26 mil kilogramos, a cinco meses de concluir el año fiscal.

De 29 mil libras de metanfetaminas decomisadas en 2015, para 2020 hubo un aumento de 117 mil 600 lb.

Falko Ernst, analista de International Crisis Group, dijo a Bussines Insider que la detención del Chapo Guzmán estuvo sustentada en una ilusión, pues descabezar a una organización criminal no significó terminar con sus operaciones delictivas.

Además, de 10 mil asesinatos en 2014 hubo un aumento en 2017, cuando se contabilizaron 15 mil en 2017. Para 2020 hubo cerca de 20 mil homicidios, según datos del Inegi. En más del 80% de esos asesinatos se utilizaron armas de fuego.

Por otro lado, las organizaciones criminales solo se han fragmentado, pues de 20 que había en el año 2000, actualmente existen más de 200 agrupaciones delincuenciales, de acuerdo con la consultora Lantia.

Además, Alejandro Hope aseguró al medio estadounidense que los cárteles no son una organización jerárquica y su estructura opera más descentralizada.

Michael Schneider, uno de los defensores de Guzmán Loera, indicó al mismo portal que su cliente difícilmente sería gran cabecilla de un sindicato delictivo a nivel global, debido a sus limitaciones educativas.

El litigante apuntó que mientras se persiguió a Emma Coronel, alguien como el Mayo Zambada sigue en libertad y jamás ha pisado la cárcel en 50 años de carrera criminal.

Mientras tanto, los herederos del narcotraficante han buscado mantener viva la imagen del capo mediante diversos regalos a comunidades vulnerables, tales como despensas, comida, útiles escolares, fiestas y bailes.

Fuente: Infobae