La migración irregular no era un fenómeno nuevo en Chile, pero desde 2010 a julio de 2021 la cifra se ha multiplicado por 57, pasando de 415 a más de 23.000 personas, en su mayoría venezolanas, según el Servicio Jesuita Migrante (SJM). 

 SANTIAGO DE CHILE.- El presidente de Chile, Gabriel Boric, endureció este jueves su tono hacia los inmigrantes que no tengan sus papeles al día señalando que "o se regularizan o se van, y si han delinquido, se tienen que ir".En su gira por el norte del país, particularmente la región de Antofagasta, el mandatario chileno puso el foco en la crisis migratoria y de inseguridad que hace meses aqueja a la zona.

"La respuesta es más complicada, es intersectorial. Hay que hacer el catastro, ofrecer alternativas, a quienes estén en situación irregular, o se regularizan o se van, y a quienes hayan cometido delitos, derechamente se tienen que ir. Acá no hay nadie que vaya a estar encima de la ley", enfatizó Boric.

"Es un trabajo que tiene como prioridad nuestra delegada (presidencial regional, Karen Behrens), que va a hacer este trabajo intersectorial con (el Ministerio de Salud); en caso de que haya niños, tenemos que garantizar que tengan acceso a la educación; en el caso de Desarrollo Social, los albergues hoy están copados en Antofagasta", agregó.

La migración irregular no era un fenómeno nuevo en Chile, pero desde 2010 a julio de 2021 la cifra se ha multiplicado por 57, pasando de 415 a más de 23.000 personas, en su mayoría venezolanas, según el Servicio Jesuita Migrante (SJM).