"Las maniobras de distracción para crear confusión y evitar que la justicia haga su trabajo con calma no pasarán", dijo Ariel Henry.

REDACCIÓN.- El primer ministro de Haití denunció el sábado "maniobras de distracción" en la investigación del asesinato del presidente Jovenel Moise, tras ser invitado a comparecer ante la justicia, según la cual poco después del asesinato mantuvo conversaciones telefónicas con una de las personas buscadas.

"Las maniobras de distracción para crear confusión y evitar que la justicia haga su trabajo con calma no pasarán", dijo Ariel Henry.

"Los verdaderos culpables, los autores intelectuales y los patrocinadores del atroz asesinato del presidente Jovenel Moise serán encontrados, llevados ante la justicia y castigados por su crimen", agregó.

El viernes por la noche, Bed-Ford Claude, comisionado del gobierno de Puerto Príncipe -equivalente al fiscal- invitó a Henry a comparecer ante la fiscalía el martes. El funcionario sostuvo que, unas horas después del asesinato de Moise, Henry mantuvo conversaciones telefónicas con una de las personas activamente buscadas en el contexto de la investigación.

Joseph Félix Badio, ex directivo de la unidad anticorrupción, dependiente del Ministerio de Justicia, habría sido geolocalizado en el distrito donde se encuentra la residencia privada de Moise durante las llamadas realizadas a Ariel Henry a las 04H03 y luego a las 04H20.

 Como un juez ya estaba a cargo de la investigación, el fiscal no tiene potestad para invitar o citar a nadie pero justifica su planteamiento evocando la "extrema gravedad" de este expediente "para la nación".

Legalmente, un primer ministro puede ser escuchado por un juez solo si el presidente de la república lo autoriza.

En su carta, Bed-Ford Claude le especificó a Henry que su presentación ante la fiscalía era voluntaria, "teniendo en cuenta las restricciones debidas a su condición de alto funcionario público".

La oficina haitiana para la protección del ciudadano se declaró "indignada y atónita" por la revelación de estas llamadas telefónicas.

"Ariel Henry debe dimitir inmediatamente y ponerse a disposición de la justicia", dijo el sábado en una carta Renan Hedouville, que encabeza esa institución pública.

Cuarenta y ocho personas, entre ellas 18 colombianos y dos estadounidenses de origen haitiano, han sido detenidos en el marco de las investigaciones del asesinato de Moise, ultimado a tiros en su residencia sin que ninguno de los integrantes de su guardia privada haya sido herido.

Fuente: Semana