"Lo encontramos acostado boca arriba, pantalón azul, camisa blanca manchada de sangre, boca abierta, ojo izquierdo perforado. Vimos un agujero de bala en la frente, uno en cada pezón, tres en la cadera, uno en el abdomen", reveló el juez que hizo el informe forense.

SANTO DOMINGO.- El juez Carl Henry Destin dijo hace días que el cadáver de Moise tenía doce orificios realizados con armas de gran calibre y también de 9 milímetros.

"Lo encontramos acostado boca arriba, pantalón azul, camisa blanca manchada de sangre, boca abierta, ojo izquierdo perforado. Vimos un agujero de bala en la frente, uno en cada pezón, tres en la cadera, uno en el abdomen", reveló el juez que hizo el informe forense.

Tras el hecho, la primera dama, Martine Marie Etienne Joseph, también herida durante el ataque, quien permanece hospitalizada  en Miami, y el día de ayer ofreció sus primeras declaraciones.

Dijo que su esposo Jovenel Moïse sabía contra quien estaba luchando.  “Estoy viva gracias a Dios, estoy viva pero perdí a mi marido Jovenel. Combatimos juntos 25 años. 25 de amor. En unos instantes mercenarios entraron y me lo quitaron a los tiros”.

“Quiero decirles una pequeña palabra, sabemos contra quien Jovenel estaba luchando. Por qué lo asesinaron. Por rutas, por agua, corriente, referendum, elecciones para fin de año, para no tener una transición en el país”, dijo la mujer evidentemente débil, ya que su estado de salud es estable pero crítico.

Martine Moïse en un supuesto audio a través de la red social dijo que  que su esposo siempre creyó en la estabilidad de la nación, que creía en las instituciones y que la batalla que llevaba adelante era solo por Haití.

Añadió que hay otros mercenarios que quieren asesinar sus ideas, sus sueños y sus proyectos para el país y que lo arrancaron de su vida y de la vida de su familia en un solo instante.

“Nuestras heridas seguirán sangrando. Seguiré llorando, pero no podemos dejar que el país pierda el rumbo. La batalla que estaba llevando adelante, no era solo para él, yo lo amé mucho, pero no voy a rendirme”,  dijo Moise.