Redacción Internacional.- Para evitar la propagación del virus, Moscú suspende la mayoría de los vuelos hacia y desde China. Las excepciones son las rutas de Aeroflot a Beijing, Shanghai, Guangzhou y Hong Kong, así como las aerolíneas chinas que llegan al aeropuerto Sheremetyevo de Moscú.

En otra medida, a los ciudadanos rusos se les prohibirá cruzar la frontera con Mongolia.