La senadora Elizabeth Warren dio un apasionado discurso en el que advirtió contra las consecuencias que la decisión del Supremo tendría sobre la gente más humilde.

ESTADOS UNIDOS.- La filtración de un borrador que podría revocar la protección del derecho al aborto y la posterior confirmación de su autenticidad por el Supremo, provocó que decenas de manifestantes tanto a favor como en contra de la procedimiento se congreguen frente al Tribunal Supremo de Estados Unidos.

"Fuera prohibiciones de nuestros cuerpos" o "católicos a favor del aborto" eran algunos de los mensajes que se podían leer en varias pancartas en el lado izquierdo de los escalones de acceso a la corte.

En el lado derecho, sin embargo, se veían consignas como "el aborto es violencia" o "desinvertir en el aborto ahora", además de alguna de las famosas gorras rojas de la campaña del expresidente Donald Trump, con el eslogan "Make America Great Again".

Aunque había bastantes más personas en el lado izquierdo, el lado derecho de la manifestación era el más ruidoso.

Entre ellos había varios estudiantes pertenecientes al grupo "Demócratas a favor de la vida en América", algunos de los cuales llevaban banderas LGTB, y que proclamaban con megáfonos que "el futuro es antiaborto" y pedían "derechos para todas las personas".

Hayden, uno de los estudiantes de ese grupo dijo a Efe que, de confirmarse el fallo del tribunal, sería "un primer paso en la dirección correcta", aunque todavía "queda mucho que hacer" en estados como el suyo (Carolina del Sur).

Otra de las estudiantes, Kristen, dijo que hay muchos jóvenes contra el aborto en Estados Unidos porque en varios lugares del país se permite hasta 28 semanas después del embarazo, lo que no ocurre en países europeos como España, Francia y Austria, donde solo se permite, salvo que sea por causas médicas, hasta las 14 semanas.

Sin embargo, para Alys y Sophia, situadas en el lado izquierdo de la protesta, el hecho de que haya tantos jóvenes en contra del aborto solo responde al adoctrinamiento de sus padres y a la pobre calidad de la educación en algunos estados de EE.UU.

Las dos vinieron esta mañana para protestar contra el previsible fallo del Supremo, que de confirmarse revocaría la sentencia "Roe contra Wade" de 1973 que, desde entonces, protege el derecho al aborto en todos los estados del país.

Alys piensa que si el Supremo acaba fallando en contra de Roe v. Wade lo único que podrán hacer las comunidades es organizarse localmente, al margen de las instituciones, para proveer de este servicio a las mujeres que lo necesiten.

La senadora Elizabeth Warren, quien fuera candidata a las primarias demócratas en 2020 contra el actual presidente, Joe Biden, apareció por sorpresa frente al tribunal para dar su apoyo a los manifestantes a favor del aborto.

Warren dio un apasionado discurso en el que advirtió contra las consecuencias que la decisión del Supremo tendría sobre la gente más humilde.

"Esto no afectará a la gente que puede comprarse un billete de avión para viajar a los estados que permitirán el aborto", dijo Warren, sino a las mujeres sin recursos que vivan en estados donde el fallo del Supremo se usará, previsiblemente, para limitar el acceso a la interrupción del embarazo.

La multitud congregada a su alrededor en el lado izquierdo de las escaleras, entre los que había también varios manifestantes con pancartas a favor de los derechos de las personas trans y del colectivo LGTB, estalló en vítores cuando la senadora terminó su discurso.