REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Activistas yazdíes publicaron un desgarrador video en Internet que muestra a un grupo de familias rodeadas por terroristas del Estado islámico vestidos de negro y portando rifles de asalto.

Después de un discurso, seguido por gritos de 'Allahu Akhbar' (Dios es grande), los extremistas comienzan a separar bruscamente a las mujeres ante la mirada impotente de sus familiares, para presuntamente recluirlas como esclavas sexuales, según reporta 'The Mirror'.

A medida que el EI ha ampliado su control sobre el norte de Irak y el sureste de Siria, la minoría yazidí se ha vuelto blanco de su opresión, siendo las mujeres y niñas víctimas de maltratos y abuso sexual.

El ataque a la población yazidí en Sinjar, en el noroeste de Irak, comenzó en agosto del año pasado, cuando los terroristas empezaron a separar "sistemáticamente a hombres, mujeres y niños en función de su pertenencia étnica, religiosa o sectaria" y a cometer "sin piedad una generalizada limpieza étnica y religiosa", detalló la Organización de las Naciones Unidas