Hay un territorio al sur de Bolívar en Colombia que tiene de alguna manera su propia justicia a pesar de la presencia de las autoridades. Los habitantes del municipio compran armas para defenderse de los delincuentes ya que viven en un territorio de Oro y drogas, donde el destacamento ha sido quemado en dos ocasiones.

COLOMBIA.- Hay un territorio al sur de Bolívar en Colombia que tiene de alguna manera su propia justicia a pesar de la presencia de las autoridades.

Los habitantes del municipio compran armas para defenderse de los delincuentes ya que viven en un territorio de Oro y drogas, donde el destacamento ha sido quemado en dos ocasiones.