El mandatario añadió que, tomando en consideración el "volumen colosal de dificultades" que afronta el país, se buscarán intensamente nuevas soluciones y se utilizarán de manera eficaz los "avances tecnológicos soberanos".

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- El presidente ruso, Vladímir Putin, afirmó este lunes que las sanciones occidentales no harán retroceder a Rusia decenios en su desarrollo, como auguran sus oponentes, y recalcó que es imposible aislar el país.

"Está claro que no podemos desarrollarnos al margen de todo el mundo. Pero no será así. En el mundo actual es imposible levantar un enorme muro con un compás. Es simplemente imposible", dijo Putin en una reunión telemática del consejo de desarrollo estratégico y proyectos nacionales.

El mandatario subrayó que contra Rusia "se emplean hoy de manera intencionada no simplemente restricciones, sino prácticamente el cierre total al acceso a productos extranjeros de alta tecnología"

Putin indicó que se trata de tecnologías que tienen carácter global y que en el mundo de hoy son la base del desarrollo de cualquier país.

"Es ahí precisamente donde intentan ponernos obstáculos para contener el desarrollo de nuestro país, pero nosotros no vamos a bajar los brazos ni vamos a desorientarnos o, como auguran algunos 'bien intencionados', retroceder decenios. Desde luego que no", subrayó.

El mandatario añadió que, tomando en consideración el "volumen colosal de dificultades" que afronta el país, se buscarán intensamente nuevas soluciones y se utilizarán de manera eficaz los "avances tecnológicos soberanos" y los productos de las compañías innovadores nacionales.

Hizo un llamamiento a crear mecanismos financieros para que las compañías rusas que crecen rápidamente puedan captar capital nacional para su desarrollo.

"Lo diremos francamente, el sistema financiero ruso no estaba preparado para suministrar medios a compañías que no tienen activo o grandes beneficios, pero sí un gran potencial de crecimiento", dijo el jefe del Kremlin.

Entre estas, mencionó a Ozon, uno de los primeros comercios electrónicos rusos, que el año pasado vendió mercancías por cerca de 0,5 billones de rublos (unos 8.650 millones de dólares).

"Estas compañías nuestras utilizaban activamente las instituciones financieras occidentales, con las que hoy hay dificultades. Ahora no tenemos acceso a ellas", dijo el mandatario al argumentar su llamamiento.

El presidente destacó que los participantes clave en los proyectos nacionales son las grandes corporaciones del país y resaltó los progresos de Sberbank, la mayor entidad bancaria del país en el ámbito de la inteligencia artificial, de Ferrocarriles de Rusia, en comunicaciones cuánticas, y de Rosatom, en materiales compuestos.

Al mismo tiempo, señaló que en cinco de las 13 aéreas de trabajo no hay avances y en las ocho restantes no se han alcanzado las metas en al menos el 20 % de los indicadores.