La directora general de salud de Nueva Zelanda, Ashley Bloomfield, dijo que el número de casos nuevos de coronavirus ha disminuido en dos días consecutivos, a pesar del gran aumento de pruebas, con 54 nuevos reportados hasta este martes. Nueva Zelanda recomendó a hace dos semanas a sus habitantes quedarse en sus casas y evitar actividades como ir a la playa o hacer deportes al aire libre.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- La directora general de salud de Nueva Zelanda, Ashley Bloomfield, dijo que el número de casos nuevos de coronavirus ha disminuido en dos días consecutivos, a pesar del gran aumento de pruebas, con 54 nuevos reportados hasta este martes.

Nueva Zelanda recomendó a hace dos semanas a sus habitantes quedarse en sus casas y evitar actividades como ir a la playa o hacer deportes al aire libre.

La gente ha procurado hacer sus caminatas y viajes en bicicleta únicamente en sus respectivos vecindarios. También se han mantenido a 6 pies de distancia mientras uno por uno van hacer las compras al supermercado.

Después de alcanzar un máximo de 89 el 2 de abril, el número diario de casos nuevos se redujo a 67 el lunes y 54 el martes. La gran mayoría de los casos pueden vincularse a viajes internacionales, lo que hace que el seguimiento de contactos sea relativamente fácil, y muchos se consolidan en grupos identificables.

Debido a que hay poca evidencia de transmisión comunitaria, Nueva Zelanda no tiene un gran número de personas que abruman los hospitales. Solo una persona, una anciana con problemas de salud existentes, ha muerto.

Mientras otras naciones occidentales han tratado de frenar la enfermedad y “aplanar la curva”, Nueva Zelanda ha tratado de erradicarla por completo.

En el caso de Nueva Zelanda, ser una pequeña nación insular facilita el cierre de fronteras. También ayuda que el país sea una especie de pueblo donde todos se conocen y todos los mensajes lleguen fácilmente.

El próximo desafío para Nueva Zelanda será, una vez que se elimine el virus, cómo mantener así la situación.

Fuente:Infobae