Redacción internacional.- Un joven de 29 años tiene una disputa con el registro civil en Chile porque no lo dejan aparecer en la foto de su cédula de identidad con un colador de pastas sobre su  cabeza.

¿Por qué lo hace? Pues la culpa de todo supuestamente la tiene su particular religión: el pastafarismo.