“Entre el estallido del agua y su nacimiento, pasó un minuto. Y luego golpeó el suelo”, agregó la madre.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Un bebé recién nacido tuvo que ser operado de urgencia después de sufrir un traumatismo craneoencefálico justamente al nacer.

Y es que la madre, Josiane Marques Pereira, estaba a punto de dar a luz en un hospital de Brasil y se sintió enferma en la sala de recepción. En ese mismo momento, el niño vino al mundo y se golpeó la cabeza con fuerza contra el suelo.

Según Josiane, hubo un retraso excesivo para que la viera un médico, sin que hubiera tiempo para evitar el incidente.

“Vi gente yendo y viniendo, otros pacientes, y nadie me llamó. Las contracciones iban en aumento y se me acababa la paciencia, yendo y viniendo. Pregunté por qué la demora y me dijeron que me sentara y que yo sería el próximo. Me senté y se rompió fuente”, dijo la madre.

“Entre el estallido del agua y su nacimiento, pasó un minuto. Y luego golpeó el suelo”, agregó la madre.

La cirugía que sufrió la recién nacida duró unas tres horas, según el informe del hospital el cual mostró que, además del traumatismo craneoencefálico, el niño tenía hemorragia.

La madre presentó un informe policial denunciando malos tratos por parte de la dirección del hospital yel caso será investigado.

Hasta el momento tanto Josiane Marques Pereira como su bebé están fuera de peligro.