El asesinato del concejal dos días después su secuestro movilizó a toda la sociedad española que salió de forma masiva a las calles para exigir el fin de la banda terrorista.

REDACCIÓN.-  Autoridades, instituciones y la sociedad civil española recordaron este domingo a Miguel Ángel Blanco, concejal del conservador Partido Popular (PP) en la región del País Vasco (norte), secuestrado y posteriormente asesinado por la banda terrorista ETA hace 25 años, un crimen que conmocionó a todo el país y que marcó un antes y un después en la lucha contra el grupo armado.

En 1997, la dirección de ETA decidió acciones terroristas contra miembros del Partido Popular, que gobernaba en España, como el secuestro de un militante de esta formación bajo la amenaza de matarlo si el Gobierno no accedía a sus exigencias, que en el caso de Blanco fueron el acercamiento a cárceles vacas de presos de la banda recluidos en distintas cárceles.

El asesinato del concejal dos días después su secuestro movilizó a toda la sociedad española que salió de forma masiva a las calles para exigir el fin de la banda terrorista.

Hubo muchos homenajes a lo largo de este fin de semana en recuerdo de Blanco, aunque el principal, el de Estado, tuvo lugar en la localidad de Ermua, en cuyo Ayuntamiento trabajaba, y estuvo encabezado por el rey de España, Felipe VI; el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez; el líder de la oposición, Alberto Núñez Feijoo, y el presidente regional vasco, Íñigo Urkullo.

En su intervención, Felipe VI hizo un llamamiento a la unidad y reivindicó el conocido como "espíritu de Ermua" para recordar "el valor de la paz, la vida, la libertad y la democracia".

"El espíritu de Ermua es la victoria de la conciencia colectiva de todo nuestro pueblo; es la victoria de la dignidad y de la moral frente al miedo y al terror; es ejemplo, en fin, de nuestra fortaleza", afirmó el monarca español, quien remarcó: "Que la unidad nos convoque en torno a nuestra historia reciente".

Felipe VI dijo que España no se puede permitir que haya generaciones "que ignoren lo que pasó en esos dolorosos días" del secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco, "que no sepan cómo y por qué unió" la conciencia colectiva y sirvió para "asentar" la convivencia.

En ese sentido también se expresó el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, quien defendió la construcción de una memoria colectiva que preserve los valores democráticos que encarnan las víctimas del terrorismo.

Sánchez aprovechó el homenaje a Blanco para anunciar que los estudiantes de toda España recibirán el "testimonio directo" de las víctimas del terrorismo, una iniciativa que ya se ha realizado en el País Vasco, y que servirá para que la generación que no conoció el terrorismo sepa lo que ocurrió.

Recordó que el cruel secuestro y asesinato del concejal del PP hizo que la sociedad vasca y la española ya "nunca más" tuviera "miedo" ni estuviera en "silencio" ante el terrorismo. "Algo nos cambió para siempre en un país distinto que nunca más se doblegaría ante el terrorismo", dijo.

ETA anunció en 2011 el fin de la actividad armada y en 2018 su disolución, después de casi seis décadas de actos terroristas que provocaron más de ochocientos muertos.