A nueve días del paso del devastador huracán María por Puerto Rico, el gobernador Ricardo Rossello rindió cuentas.

PUERTO RICO.- .En Puerto Rico, el discurso oficial hace énfasis en que la situación en el país está bajo control luego del paso del huracán María. Aseguran las autoridades que se ha llevado alimentos, agua a las comunidades afectadas, pero en las calles la realidad contrasta con esta información.

Los habitantes aseguran no tener agua ni alimentos suficientes, y se observan largas filas en los lugares donde venden hielo que ante la falta de luz eléctrica es lo único que les permite mantener en buen estado por un poco más los alimentos y medicamentos.