Primer ministro designado de Yemen, Ahmed ben Mubarak

SANÁ, Yemen.- El primer ministro designado de Yemen, Ahmed ben Mubarak, renunció este miércoles al cargo horas después de ser nombrado por el presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, por el rechazo de los rebeldes chiíes conocidos como hutíes, que aceptaron desconvocar sus manifestaciones de este jueves, según fuentes oficiales.

Ben Mubarak decidió rechazar el cargo para evitar más "desacuerdo" en el país, según la agencia estatal de noticias SABA.

El líder del movimiento chií "Ansar Alá", Abdelmalek al Huti, había convocado para este jueves manifestaciones de protestar al acusar el miércoles a Estados Unidos de influir en el nombramiento de Ben Mubarak.

La agencia SABA agregó que un comité gubernamental que supervisa la transición política en Yemen anunció que el presidente Hadi ha aceptado la dimisión de Ben Mubarak y que los huzíes habían acordado, en principio, no realizar protestas.

En un discurso emitido el miércoles por la televisión Al Masira, del movimiento rebelde chií, Al Huti calificó a Ben Mubarak de "candidato de las embajadas", en referencia a la estadounidense.

Según el líder de "Ansar Alá", las fuerzas políticas yemeníes no habían llegado a ningún consenso sobre la figura de Ben Mubarak, que "no cumple con las condiciones y los términos recogidos en el acuerdo de paz del 21 de septiembre" entre la Presidencia y los rebeldes chiíes, conocidos como hutíes.

La elección de Ben Mubarak por parte del jefe del Estado respondía al acuerdo de paz firmado el 21 de septiembre entre Saná y los rebeldes, que establece el nombramiento de un primer ministro de consenso y de un Ejecutivo que incluya a ministros hutíes.

Los hutíes, que controlan desde 2010 la provincia de Saada, han protagonizado protestas populares y enfrentamientos armados con las fuerzas de seguridad desde agosto pasado, e incluso han llegado a tomar el control de numerosos edificios gubernamentales de Saná.