Las renuncias de los dos fiscales fueron reportadas por primera vez por The New York Times.

Redacción internacional.- Dos fiscales que trabajan a cargo de la  investigación criminal contra el expresidente Donald Trump y su grupo empresarial han renunciado, confirmó el miércoles la Oficina del Fiscal de Distrito de Manhattan.

Carey Dunne, que defendió en dos ocasiones esta batalla legal para conseguir las declaraciones de impuestos del expresidente y los documentos relacionados con sus impuestos hasta la Corte Suprema y ganó, ha dejado la oficina junto con Mark Pomerantz, un ex fiscal reclutado de la práctica privada para ayudar en la investigación.

Las renuncias de los dos fiscales fueron reportadas por primera vez por The New York Times.

Danielle Filson, portavoz del fiscal de Manhattan, Alvin Bragg, agradeció en un comunicado los servicios de los dos fiscales y recalcó que "la investigación sigue su curso".

Trump no ha sido acusado de ningún delito en este caso, y ha calificado la investigación como una "caza de brujas" motivada políticamente.

La Organización Trump y su ex director financiero fueron acusados el año pasado en lo que, según los fiscales, fue una extensa trama de 15 años para compensar a altos ejecutivos de la empresa "fuera de los registros" y ayudarles a evitar el pago de impuestos. Ambos se han declarado inocentes.