México.- Nadie se imaginaba lo que estaba a punto de ocurrir, una vida se salvaría casi de milagro y otra llegaría en el mismo lugar.

Una patana se quedó sin frenos, se volcó y sobre un carro cayó un rollo de acero de 19 toneladas; el conductor logró salir ileso.

Minutos después de que se atendía la emergencia, en la misma avenida un auto se detuvo, de él descendió un hombre desesperado que se dirigía a La Maternidad.

Un rescatista ayudó a traer al mundo a una pequeña que se llama Fernanda.

Desde nuestra hermana Azteca Noticia nos llega la historia completa:

[jwplayer mediaid="311656"]