A ella asistirán todos los miembros de la realeza y la Familia Real, a excepción del príncipe Harry

Redacción.- El rey Carlos III ha tomado una drástica decisión después de conocer lo que su hijo ha narrado (y el tono en el que lo ha hecho) en su libro de memorias "En la sombra",  que se suma a algunas polémicas declaraciones, sacándole de la lista de invitados del evento más importante para la Familia real en las últimas décadas: su coronación.

El libro de memorias del príncipe Harry está dando la vuelta al mundo. Puesto a la venta por error cinco días antes de que se programara su salida oficial, muchos periodistas se han hecho a la caza de un ejemplar del libro desgranando algunos de los episodios más polémicos. De esta forma, "En la sombra" se ha convertido en el tema principal de las tertulias de la prensa internacional, lo que no ha gustado nada, como era de esperar, a la Casa real británica por lo que han tomado ya las primeras decisiones a consecuencia de los hechos narrados en estas páginas.

Esta ha sido la primera consecuencia grave de las memorias del benjamín de la princesa Diana y el rey Carlos III, así como de la serie documental que ha publicado en Netflix junto a su mujer, Meghan Markle. Relatos en los que critica la vida en palacio y cómo ha sido tratado por su hermano y su padre en los últimos años, criticando que no se trata de una familia sino de una institución. Críticas que han dolido mucho al monarca, que ha decidido apartar del todo a su hijo de todos los eventos de su coronación.

Todo está listo para que al rey Carlos III de Inglaterra se le coloque la corona sobre su cabeza en una ceremonia que no se ha celebrado desde hace 50 años. A falta de los últimos retoques de la joya más destacada del evento, la corona, todo el equipo de la Casa Real ha cerrado los detalles de la ceremonia que ya tiene fecha de celebración.

A ella asistirán todos los miembros de la realeza y la Familia Real, a excepción del príncipe Harry.