La medida se extiende a más actividades donde las exigencias antes eran previstas para estadios, gimnasios, piscinas, centros de entrenamiento, clubes, museos, exposiciones, acuarios, parques de diversiones, conferencias y ferias.

Río de Janeiro.- La ciudad de Río de Janeiro amplió este jueves la exigencia del certificado de vacunación anticovid a más locales y servicios, como bares, restaurantes, centros comerciales, salones de belleza y taxis, debido a los temores con la variante ómicron, después de Brasil confirmar los 3 primeros casos.

La medida fue publicada en el Diario Oficial del Municipio con entrada en vigor de manera inmediata y extiende a más actividades las exigencias que antes eran previstas para estadios, gimnasios, piscinas, centros de entrenamiento, clubes, museos, exposiciones, acuarios, parques de diversiones, conferencias y ferias.

Así, el llamado "pasaporte de vacunación" será exigido a las personas mayores de 12 años también en bares, restaurantes, cafeterías, taxis, transporte por aplicación de telefonía móvil, hoteles, posadas, alquileres por temporada, salones de belleza y centros comerciales.

La decisión fue tomada después de la confirmación de la variante ómicron en Sao Paulo en tres personas que llegaron en los últimos días del continente africano, dos provenientes de Sudáfrica y otra de Etiopía, quienes se encuentran aislados.

Río de Janeiro, con 11,8 millones de habitantes en su región metropolitana y 6,7 millones en el municipio, es la segunda mayor ciudad del país y registra casi medio millón de casos y más de 35.000 muertes durante la pandemia de la covid-19.

A pesar de que el país avanza en la vacunación, con más del 63 % de sus 213 millones de habitantes con el ciclo de inmunización completo, las autoridades de Río de Janeiro indicaron que unas 600.000 personas no retornaron a los puestos de salud para la segunda dosis.

Una medida similar a la de Río de Janeiro también será adoptada en Cuiabá, capital del occidental estado de Mato Grosso -fronterizo con Bolivia y Paraguay-, donde la Alcaldía calcula que unas 18.000 personas no tomaron la primera vacuna y 57.000 dejaron de hacerlo para la segunda dosis.

Para comprobar la vacunación serán aceptados el certificado que el Sistema Único de Salud (SUS) emite a nivel nacional en portugués, inglés y español o el que entregan a nivel municipal las Secretarías de Salud, con multas y "procesos civiles y penales" en caso de falsificación.

Con la alerta de la variante ómicron, varias ciudades del país han cancelado las fiestas públicas de Nochevieja y Año Nuevo y consideran hacer lo mismo para el Carnaval previsto entre el 25 de febrero y el 5 de marzo del próximo año.

Brasil totaliza más de 22 millones de casos confirmados y acumula 615.000 muertes asociadas al coronavirus.