BRUSELAS, Bélgica.-La emblemática estatua Manneken Pis de la localidad belga de Grammont, en el centro del país, ha sido robada esta mañana debido a una disputa sobre la antigüedad de esa escultura y de la mundialmente conocida de Bruselas.

El robo de la estatua de un niño orinando, que se ha convertido en uno de los grandes iconos belgas, ha sido reivindicado por un grupo autodenominado Frente de Liberación del Manneken Pis como protesta por un reportaje de la televisión pública flamenca (VRT).

En el reportaje se aseguraba que la ciudad de Bruselas había regalado una réplica de la conocida estatua a Grammont a principios del siglo XVII, porque la de esta población había caído al río, según informó la agencia Belga.

"Este hecho fue refutado por una investigación histórica. Las cuentas de la ciudad muestran claramente que nuestro Manneken Pis es de 1499 y, por tanto, es 160 años más antiguo que el Manneken Pis bruselense", ha afirmado el alcalde de Grammont, Freddy de Chou.

A pesar de esta explicación, De Chou, quien se reunirá hoy con la policía pese a considerar que "las intenciones" de los autores "no son malas", dijo crítico que esta "historia falsa aún parece tener adeptos".

Los ladrones han hecho llegar al alcalde una nota en la que lamentan "las débiles reacciones" al reportaje televisivo, y próximamente darán a conocer sus demandas para devolver la estatua.

Varios testigos han visto esta mañana a dos jóvenes cerca de la estatua, según Belga.

El Manneken Pis (literalmente 'niño que mea', en neerlandés) ubicado en el centro histórico de Bruselas es una pequeña estatua de bronce que representa a un niño orinando.

Actualmente está considerado uno de los principales atractivos turísticos de la capital belga, junto al Atomium y la Grand Place del centro de la ciudad