"Los rusos nos dijeron que no tenían absolutamente nada que ver con estos ataques y que estaban examinando el asunto muy de cerca y en detalle", dijo el ministro de Defensa turco.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Tras la acusación de las autoridades ucranianas, Rusia negó haber atacado el pasado sábado el puerto comercial de Odesa, punto clave para la exportación de cereales, según afirmó el ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, en un comunicado.

"Los rusos nos dijeron que no tenían absolutamente nada que ver con estos ataques y que estaban examinando el asunto muy de cerca y en detalle", afirma Akar en la nota publicada horas después de que Kiev denunciara varios ataques a Odesa.

En su nota, el ministro turco explica que previamente, tras ser informado de que hubo "un ataque con misiles", habló con su homólogo ucraniano, Oleksiy Reznikov, y con el ministro de Infraestructura, Aleksandr Kubrakov, de quienes obtuvo "la información necesaria".

Los responsables ucranianos "declararon que uno de los silos fue alcanzado" por un misil; otro cayó "en una zona cercana a un silo, pero no hubo ningún impacto negativo en la capacidad de carga y en la capacidad de los muelles, lo cual es importante, y las actividades allí pudieron continuar", añadió.

Akar admitió que para Turquía fue muy preocupante el hecho de que estos ataques se produjeran al día siguiente de firmarse en Estambul un acuerdo para desbloquear el envío de cereales desde los puertos ucranianos a los mercados internacionales.

"Nos preocupó mucho. Sin embargo, seguimos cumpliendo con nuestras responsabilidades en el acuerdo que alcanzamos ayer, y también expresamos en nuestras reuniones que estamos a favor de que las partes continúen su cooperación con calma y paciencia", subraya el ministro en la nota.

"Es nuestra esperanza y deseo que estos hechos y otros similares se dejen de lado lo antes posible y se empiece a trabajar cuanto antes en línea con el acuerdo que hemos alcanzado", insistió.

Además, aseguró que Turquía sigue atentamente los acontecimientos.

Al denunciar los ataques, Kiev acusó a Moscú de haber "escupido" en la cara a la ONU y Turquía, así como de socavar el acuerdo para desbloquear a través de un corredor marítimo las exportaciones de cereales que permanecen en los puertos del Mar Negro a causa de la invasión rusa de Ucrania.

Rusia deberá asumir "toda la responsabilidad" si se rompe ese acuerdo, indicó un portavoz del Ministerio de Exteriores ucraniano, según el portal Ukrinform, para recordar el papel de supervisores del acuerdo del secretario general de la ONU, António Guterres, y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.