El borrador distribuido al resto de países, efectivamente, toca todos esos puntos, aunque no menciona en ningún momento que la actual crisis es resultado de la guerra iniciada por el Gobierno ruso ni se dirige en ningún momento a Moscú para que detenga su ofensiva.

NACIONES UNIDAS.- La resolución sobre la situación humanitaria en Ucrania planteada este lunes por Rusia al Consejo de Seguridad de la ONU no hace mención alguna a la guerra ni al papel de Moscú en ella y será rechazada por las potencias occidentales, que advierten que aprobarlo sería dar un apoyo implícito a la invasión.

Tras oponerse a un texto impulsado por Francia y México, la delegación rusa anunció este martes que iba a presentar su propia propuesta al Consejo para pedir respeto a "los principios humanitarios" en Ucrania, reclamar un alto el fuego negociado y condenar los ataques contra civiles, entre otras cosas.

El borrador distribuido al resto de países, efectivamente, toca todos esos puntos, aunque no menciona en ningún momento que la actual crisis es resultado de la guerra iniciada por el Gobierno ruso ni se dirige en ningún momento a Moscú para que detenga su ofensiva.

"Este borrador no es más que una distracción y nuestros colegas ucranianos han dejado claro que ven este texto como un insulto", dijo en un vídeo la embajadora británica ante la ONU, Barbara Woodward, quien adelantó ya que su país se opondrá a la resolución rusa.

Dado que el Reino Unido tiene poder de veto en el Consejo de Seguridad, se sabe que la iniciativa no saldrá adelante, aunque según fuentes diplomáticas se espera que muchos más países entre los quince miembros se opongan y que probablemente Rusia no reúna el mínimo de nueve votos necesarios para tener que evitar el recurso al veto.

Durante las negociaciones de la resolución propuesta por Francia y México, tanto Londres como Washington ya habían dejado claro que no iban a aceptar un documento que no señalase la responsabilidad de Rusia en la actual guerra de Ucrania, algo que hoy reiteró Woodward.

"Vemos este texto ruso como un movimiento cínico y como nada más que un juego frente a un sufrimiento extremo", protestó la diplomática británica, que consideró que aprobar la resolución "sería un respaldo implícito a la invasión rusa".

El documento, que Rusia quiere votar mañana miércoles, "demanda" que "se proteja plenamente" a los civiles en Ucrania y que todas las partes respeten al personal médico y humanitario para que pueda llevar a cabo su trabajo.

Según Naciones Unidas, desde el inicio de la guerra las fuerzas rusas han lanzado numerosos ataques contra objetivos civiles, incluidas varias instalaciones sanitarias.

El propio secretario general de la ONU, António Guterres, dejó claro ayer que la mayor parte de daños contra civiles son resultado de acciones rusas, unas palabras que hoy fueron muy criticadas por el embajador de Moscú, Vasili Nebenzia, quien acusó a Guterres de faltar a su deber de neutralidad.

Ante la oposición de Rusia al texto propuesto por Francia y México, esos países anunciaron ayer su intención de llevarlo a la Asamblea General de la ONU, donde Moscú no tiene poder de veto.

Según dijo hoy a Efe una fuente diplomática, esos planes no han cambiado a pesar de la decisión rusa de presentar su resolución alternativa en el Consejo.