BOGOTÁ, Colombia.- El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, afirmó este sábado que las FARC son los "únicos responsables" de la muerte de cuatro secuestrados en el departamento de Caquetá, sur del país, lo que calificó como una "acción vil", al tiempo que el Ministerio de Defensa confirmaba la identidad de las víctimas.

Los ejecutados son el sargento mayor del Ejército José Libio Martínez Estrada; así como los integrantes de la Policía Nacional, el coronel Edgar Yesid Duarte, el mayor Elkin Hernández Rivas y el intendente jefe Álvaro Moreno.

Santos explicó que "tres de ellos tenían un tiro en la cabeza y uno de ellos, dos tiros por la espalda", acción que calificó como "lo más cruel que hemos visto en mucho tiempo" por parte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"Esto significa que estos héroes de la patria que sacrificaron su vida para darle tranquilidad al resto de los colombianos fueron torturados durante más de diez años, porque llevaban entre 12 y 13 años secuestrados y terminaron vilmente asesinados", aseguró.

"Ya me imagino que van a querer comenzar a decir que fue la fuerza pública", dijo Santos en su habitual actividad pública de los sábados, al señalar que los culpables son quienes les secuestraron y "apretaron el gatillo".

Entre las víctimas se encuentra el que era hasta hoy el secuestrado más antiguo en poder de la guerrilla, José Libio Martínez, quien fue hecho rehén el 21 de diciembre de 1997 en una sangrienta toma a la base militar de Patascoy, en el departamento de Nariño (suroeste).

Mientras, Duarte y Hernández fueron secuestrados el 14 de octubre de 1998 en Paujil, en el sureño departamento de Caquetá, y Moreno el 9 de diciembre de 1999 en Curillo, municipio ubicado en esa misma región