WASHINGTON, Estados Unidos.- El Senado de EE.UU. aprobó este martes la reforma de la ley de vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) sin someterla a enmiendas, por lo que solo necesita la rúbrica del presidente Barack Obama para volver a entrar en vigor tras la expiración de algunas de sus disposiciones en la medianoche del domingo.

Algunas de las partes de la conocida Ley Patriota expiraron después de que los senadores no lograran ponerse de acuerdo para aprobar la conocida como Ley de Libertad de EE.UU., a la que principalmente se oponían el líder de la mayoría, Mitch McConnell y el también republicano Rand Paul, aunque por razones bien distintas.

De esta manera, Estados Unidos continuará con sus prácticas de vigilancia pero no será el Gobierno quien recopile de manera masiva la información de los ciudadanos, sino que recaerá en manos de las compañías telefónicas, quienes en caso de requerirla por motivos de seguridad, se la facilitará específicamente.