El Senado estadounidense aprobó este jueves un plan de respuesta de 8.300 millones de dólares para hacer frente a la epidemia del coronavirus, un día después de que lo hiciera la Cámara de Representantes, con lo que ahora solo falta la esperada firma del presidente Donald Trump.

ESTADOS UNIDOS.- El Senado estadounidense aprobó este jueves un plan de respuesta de 8.300 millones de dólares para hacer frente a la epidemia del coronavirus, un día después de que lo hiciera la Cámara de Representantes, con lo que ahora solo falta la esperada firma del presidente Donald Trump.

La asignación de estos fondos de emergencia, aprobada en el Senado por 96 votos a favor y uno en contra, ya había sido respaldada este miércoles en la Cámara de Representantes por 415 votos frente a dos en contra.

La aprobación de la medida en un tiempo récord se produce gracias a un acuerdo al que habían llegado los legisladores de ambos partidos ante el avance del coronavirus, que en Estados Unidos ya ha causado más de un centenar de contagios y once muertes.

Los 8.300 millones de dólares asignados al combate de la enfermedad triplica con creces los 2.500 millones de dólares pedidos por el presidente Trump, quien, no obstante, anunció que no se opondría a un gasto presupuestario mayor para combatir el virus.

El proyecto de ley de asignaciones presupuestarias incluye una dotación de más de 3.100 millones de dólares para el Departamento de Salud asignados específicamente a investigación y el desarrollo de vacunas, la provisión de equipos para diagnósticos y preparación de hospitales, incluidos 300 millones de dólares para la compra de medicamentos y equipos de diagnóstico.

Otros 2.200 millones de dólares se destinaron a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) para los esfuerzos de preparación ante la nueva amenaza sanitaria.

El paquete presupuestario también incluye una dotación de 950 millones de dólares en aportes de al menos 4 millones de dólares para que cada estado del país responda y se prepare para la epidemia, la mitad de los cuales se remitirán en los próximos 30 días.

Esta dotación incluye 836 millones de dólares para el Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas, que forma parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH), para impulsar el desarrollo de vacunas, tratamientos y análisis.

Asimismo, dedica 1.250 millones de dólares para abordar el combate del nuevo virus en el extranjero que serán gestionados por el Departamento de Estado y la Agencia estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID) para financiar evacuaciones y casos de asistencia humanitaria.

El senador republicano Rand Paul, el único que votó en contra del proyecto de ley en la Cámara Alta, había presentado una enmienda que pretendía compensar los costos de este programa contra el coronavirus recortando fondos para ciertos programas internacionales para que no supusiese un aumento del déficit, pero su propuesta fue rechazada previamente.

La Administración Federal de Alimentos y Medicamentos (FDA) recibirá 61 millones de dólares para acelerar una revisión de los nuevos tratamientos terapéuticos y para responder a la posible escasez de medicamentos y equipos que resulte de los trastornos de producción en China.

Adicionalmente se asignan unos 7.000 millones de dólares para la concesión de préstamos a bajos intereses a través de la Administración de Pequeñas Empresas para ayudar a las compañías afectadas por la expansión del virus.

Foto: Fuente externa