Según este foro de líderes políticos de izquierda, dejar por fuera a estos países que han sufrido “los costos sociales del impacto depredador del virus del Covid-19” no tienen ningún sentido, si a fin de cuentas se analizará como tema central de la Cumbre el manejo de la pandemia y el cambio climático en la región.

REDACCIÓN.- Los Senadores demócratas encabezados por el presidente del Comité de la Cámara responsable de la legislación y supervisión de la política exterior, Greg Meeks, pidieron a través de una misiva al presidente de los Estados Unidos Joe Biden que invite a Cuba, Nicaragua y Venezuela a la Cumbre de Las Américas.

La carta fue publicada por el periodista Joshua Goodman de Associated Press, a través de su cuenta en Twitter.

En la misiva los senadores advierten a Biden sobre las consecuencias de una política de aislamiento, tanto para la relaciones multilaterales de EEUU como en las bilaterales con aquellos otros países que mantienen buenas relaciones con los países no invitados a la cumbre: Cuba, Nicaragua y Venezuela, reseñó UN.

"Creemos firmemente que excluir países podría poner en peligro futuras relaciones a través de toda la región", dice la carta.

“Si bien es posible que no apoyemos muchas de las acciones tomadas por los gobiernos… creemos que una política de compromiso producirá resultados más fructíferos que el aislamiento”.

A juicio de los senadores, invitar a Cuba, Nicaragua y Venezuela a participar en la cumbre de este año a realizarse en Los Ángeles, California, “no es una aprobación a la visión e ideología de esos países, sino es una invitación al compromiso a nivel regional que debería ser extendido a cada país en las Américas”.

“La Cumbre de las Américas es una oportunidad especial de encuentro como región y proveer una plataforma abierta de discusión".

Destacaron en la carta que ya líderes de México, Bolivia, Guatemala, Honduras, entre otros han amenazado con no participar en la cumbre al menos que todos los países sean invitados. Así como la exhortación realizada por los países del Caricom y la Celac de no excluir a ningún país de la cumbre del próximo mes.

“Si nosotros estamos verdaderamente comprometidos enfrentar juntos a los complejos retos regionales, como hemisferio, la cumbre debe ser inclusiva de muchas maneras, incluso como negociadores de buena fe con países que no comparten nuestro punto de vista”, reza la misiva.

Tras 28 años de haber sido el primer anfitrión en la edición número 1 de la Cumbre de las Américas, EEUU vuelve a ser la sede del encuentro, esta vez en la ciudad de Los Ángeles, California.

Por la inclusión

La Comunidad de Estados del Caribe (Caricom) reiteró este miércoles su petición de que la XI Cumbre de las Américas debe ser un encuentro inclusivo que reúna a todos los países de la región, evento próximo a realizarse del 6 al 10 de junio en Los Ángeles, Estados Unidos.

El Grupo de Puebla y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) el pasado 3 de mayo exhortaron al gobierno de Biden celebrar una Cumbre de las Américas sin excluir a ninguna nación, en un mensaje claro a sus organizadores.

“El Grupo de Puebla invita al Gobierno del Presidente (de Estados Unidos, Joe) Biden a realizar la próxima Cumbre de las Américas en los Ángeles, en el mes de junio, sin excluir a los gobiernos de Venezuela, Cuba y Nicaragua”, afirmó la agrupación política en un comunicado.

Según este foro de líderes políticos de izquierda, dejar por fuera a estos países que han sufrido “los costos sociales del impacto depredador del virus del Covid-19” no tienen ningún sentido, si a fin de cuentas se analizará como tema central de la Cumbre el manejo de la pandemia y el cambio climático en la región.

Maduro: Tienen miedo al bolivarianismo

Por su parte, el Presidente de la República, Nicolás Maduro, consideró que EEUU le tiene miedo a las voces "antiimperialistas".

“Se nos pretende excluir porque le tienen miedo a nuestra voz antiimperialista, tienen miedo a la voz de los bolivarianos, no quieren que llegue la voz de Bolívar y de Chávez a aquella reunión; pero hagan lo que hagan en Washington, las voces de Venezuela, Cuba y Nicaragua, llegarán a Los Ángeles, en las grandes protestas del pueblo” aseveró este martes el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

El pasado 19 de mayo, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, dijo que no participará en la Cumbre de las Américas y señaló que los “yanquis se creen dueños” de América Latina y el Caribe.

“Pareciera que todos somos colonias del imperio yanqui, que allí hay un rey y que decide cuando nos reunimos. El rey decide a quien invita. No le podemos estar pidiendo al yanqui o rogándole que queremos ir a su Cumbre, no, a nosotros no nos estimula su Cumbre, no nos interesa", dijo.

Por su parte, el presidente de Cuba, Miguel Díaz Canel, a través de su cuenta en Twitter aseguró que la cumbre estaba concebida como un espacio no inclusivo por cuanto aseguró que no asistirá "por ningún motivo".

"Se sabe que el gobierno de Estados Unidos concibió desde un inicio que la Cumbre de las Américas no fuera inclusiva. Era su intención excluir a varios países, entre ellos Cuba, a pesar del fuerte reclamo regional a que se le pusiera fin a las exclusiones", posteó.