La parte acusadora sostuvo que el multimillonario decidió asesinar a Berman, ya que ella le había ayudado a componer una coartada falsa en 1982 en relación con la desaparición de su esposa Kathleen y por lo tanto, temía que su amiga pudiera revelar lo sucedido a la Policía.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.-El Tribunal Superior de Los Ángeles (EE.UU.) ha condenado este jueves a cadena perpetua sin posibilidades de salir bajo libertad condicional al multimillonario Robert Durst, de 78 años, por el asesinato de su mejor amiga Susan Berman en 2000.

El dictamen llega después de que el pasado 17 de septiembre un jurado encontró culpable a Durst sobre los cargos imputados. El abogado del criminal, Dick DeGuerin, ha anunciado que planean formular una apelación al veredicto.

La parte acusadora sostuvo que el multimillonario decidió asesinar a Berman, ya que ella le había ayudado a componer una coartada falsa en 1982 en relación con la desaparición de su esposa Kathleen y por lo tanto, temía que su amiga pudiera revelar lo sucedido a la Policía.

Por su parte, Durst llevaba mucho tiempo negando el hecho de que estuviera en Los Ángeles en el momento del asesinato de Berman, al igual que testificó durante el proceso que, al llegar a la casa de la mujer, la encontró muerta en el suelo de su propio dormitorio.

El caso de su esposa todavía permanece sin resolución. El multimillonario nunca enfrentó cargos relacionados con la desaparición de Kathleen. Sin embargo, un fiscal neoyorquino está dispuesto a formular acusaciones contra Durst por la muerte de su cónyuge, precisa AP, citando a una fuente familiarizada con el asunto que habló bajo condiciones del anonimato.

"Lleva mucho tiempo dando vueltas. Tuvo mucha más vida, ya saben, Kathie [la esposa desaparecida de Durst] no llegó a los 30 años. En definitiva, teniendo en cuenta lo que ha hecho, tuvo mucha más vida de la que le correspondía", aseveró a los periodistas el fiscal adjunto John Lewin tras anunciarse la condena.

Según los reportes, Berman, amiga del delincuente desde sus tiempos estudiantiles en la Universidad de California, tenía problemas financieros y Durst le concedió 50.000 dólares. La parte acusadora indicó que la mujer quería recibir incluso más dinero, por lo que amenazó al criminal que iba a hablar con la Policía sobre la desaparición de su esposa. Sin embargo, su cuerpo fue hallado el 24 de diciembre de 2000 con un balazo en la nuca, lo que supone que conocía al asesino y por eso este decidió dispararle por la espalda.

Para esconderse de los organismos de seguridad, Durst se mudó a Galveston (Texas) y se alojó en una pensión bajo la apariencia de una mujer muda y con el nombre de Dorothy Ciner. Allí conoció a su nuevo vecino, Morris Black, a quien mató y desmembró en septiembre de 2001.

El multimillonario disfrazado fue detenido algunos días después, el 9 de octubre. Desapareció en cuanto lo liberaron tras pagar una fianza, pero fue arrestado por segunda vez el 30 de noviembre, al tratar de robar un sándwich en un supermercado: una acción poco razonable para un hombre que tenía 37.000 dólares en su coche.