Según nuestro colaborador Marc-Guerson Philistin, el silencio es preocupante y da miedo.

SANTO DOMINGO.-Las calles de Puerto Príncipe vuelven a vivir este viernes una jornada de tensa calma, tras los disturbios que se registraron el jueves tras el arresto de los 17 miembros del presunto comando que ejecutó al presidente Moïse.

Según nuestro colaborador Marc-Guerson Philistin, el silencio es preocupante y da miedo, "mucho miedo".

En Puerto Príncipe, donde el primer ministro declaró un estado de sitio, excepción o emergencia, en todo el país, las personas no salen del asombro.

Dijo que las actividades económicas funciona tímidamente, y que el transporte público, comercios y bancos abren sus puertas hoy.

"Para muchas personas el presidente jovenel Moise fueron supuestamente asesinados por sus guardaespaldas",manifestó Philistin.