Teresa y su marido, paseando por las calles de Becerreá (Archivo)

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Teresa Romero, la auxiliar de enfermería contagiada con el virus del ébola, será finalmente nombrada hija adoptiva de Becerreá, el pueblo natal de su madre y destino de vacaciones de la sanitaria. El ofrecimiento, realizado por el Gobierno local, ha sido aceptado este lunes por Romero, que días antes ya había manifestado la "ilusión" que le haría recibir este reconocimiento.

Tras reunirse con el alcalde de la localidad, se acordó que será en un pleno de diciembre cuando se ratifique esta decisión. Un momento que coincidirá con el regreso de la auxiliar a Becerreá tras pasar las revisiones médicas obligadas en Madrid.

Según ha apuntado el alcalde de este municipio de la montaña lucense, "es una satisfacción poder conceder esta distinción a Teresa, no porque haya tenido ébola, sino por la solidaridad y el coraje que demostró y que sigue demostrando. Tiene el apoyo de todos los vecinos".

Fuente: ABC.es