Inyección letal.

TEXAS.- Willie Trottie, condenado a la pena capital por el asesinato de su exnovia y su excuñado hace más de dos décadas en Houston, fue ejecutado este miércoles en el estado norteamericano de Texas (EE.UU.).

A Trottie, afroamericano de 45 años y dos días, lo declararon muerto a las 18.35 hora local (23.35 GMT) tras ser ejecutado con una inyección letal en Huntsville (Texas), según notificó el Departamento de Justicia Criminal del estado.

Sus últimas palabras fueron: "Me voy a casa para estar con el Señor. Encuéntrenlo en sus corazones para perdonarme. Lo siento. Jesús llévame a casa".

El caso de Trottie se remonta al 3 de mayo de 1993, cuando decidió presentarse en el domicilio familiar de su expareja, Barbara Canada, para matarla, ya que había desoído un ultimátum que le había dado para que volviera con él.

El cuerpo de Barbara Canada recibió once balazos, mientras que su hermano mayor, Titus Canada, que había tratado de defenderla con una pistola, también fue asesinado de dos disparos en la cabeza.

Trottie es el octavo preso ejecutado en Texas en lo que va de año y el número 516 desde que se reinstauró la pena de muerte en Estados Unidos, en 1976.