La tragedia tocó la puerta de una familia dominicana del Bronx, cuando una joven madre fue arroyada por el mismo vehículo que ella conducía

REDACCIÓN.- Este miércoles la tragedia toco la puerta de otra familia dominicana del Bronx, cuando una joven madre fue arroyada po el mismo vehículo que ella conducía mientras trabajaba.

Llena de juventud se la llevó el destino dicen los familiares de Irene Espinal, quienes no entienden que una persona de tal bondad y que ayudaba a los más necesitados tenga un final trágico. Su esposo solo contestó que no tiene cabeza para hablar con nadie y a su madre nada la consuela.

Irene, de 37 años transportaba niños con necesidades especiales en una van, este miércoles a las 10:40 de la mañana mientras dejaba una persona, salió del vehículo pero quiso reposicionarlo y según investigación de la policía, puso reversa y aparentemente con la puerta abierta cayó al pavimento, siendo arroyada por el neumático delantero izquierdo.

Una vecina conversaba con ella minutos antes y luego supo que algo andaba mal.