El movimiento telúrico registrado el pasado 14 de agosto arruinó toda la infraestructura para la producción agrícola y la distribución de alimentos -mercados, carreteras, almacenes, lecherías, sistemas de riego.

REDACCIÓN.- Este jueves la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) alertó que al menos 980,000 ciudadanos que residen en los  cuatro departamentos de Haití más devastados por el terremoto de magnitud 7,2 corren el riesgo de pasar hambre este invierno.

El movimiento telúrico registrado el pasado 14 de agosto arruinó toda la infraestructura para la producción agrícola y la distribución de alimentos -mercados, carreteras, almacenes, lecherías, sistemas de riego.

Esa situación que ya enfrentaban en el vecino país  empeoró con la tormenta Grace pocos días después del sismo.

En un documento de síntesis realizado por 15 agencias de la ONU y oenegés internacionales, se indica que en el sur de uno de los países más pobres del mundo, "se espera que unas 980,000 personas sufran inseguridad alimentaria severa (fase 3 o superior en una escala de 5) entre septiembre y febrero de 2022, incluyendo 320,000 en fase 4 (emergencia)".

Antes de que inicie la próxima temporada agrícola en el mes de octubre, la agencia de la ONU quiere ayudar a los ciudadanos haitianos con semillas, equipos agrícolas o ganado, y ayudando a reconstruir las infraestructuras dañadas (canales de riego, plantas de procesamiento de frutas, lecherías o pescaderías).

Para esto, la FAO busca 20 millones de dólares para alcanzar por lo menos 32,000 de las familias rurales más afectadas.