Siguió con el descubrimiento de una discoteca clandestina y terminó con tres dominicanos detenidos por intentar sobornar a carabineros.

SANTIAGO DE CHILE.- Esta historia comenzó por el llamado de un vecino denunciando ruidos molestos. Siguió con el descubrimiento de una discoteca clandestina y terminó con tres dominicanos detenidos por intentar sobornar a carabineros.