Los migrantes eran dos hombres de Bolivia y Ghana y tres mujeres del Líbano, India y Sudán.

WASHINGTON.-El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, participó este martes en la jura de nacionalidad estadounidense de cinco inmigrantes, de los que destacó que "siguieron las reglas" y "obedecieron las leyes", en una ceremonia poco habitual que fue transmitida durante la Convención Nacional Republicana.


Los migrantes eran dos hombres de Bolivia y Ghana y tres mujeres del Líbano, India y Sudán.


"Siguieron las reglas, obedecieron las leyes, aprendieron la historia, abrazaron nuestros valores y demostraron que son hombres y mujeres de la más alta integridad", afirmó Trump tras la jura.


El presidente, que ha tratado de disminuir de forma drástica la migración irregular y también la legal, felicitó a los nuevos ciudadanos y se dirigió a ellos uno a uno, contando su historia y sus méritos.


Trump conversó primero con el boliviano, Robert Ramírez, del que destacó que "ha cumplido el sueño de crear su propia empresa, una empresa de construcción que emplea a cinco trabajadores".


"Buena suerte con la empresa, pronto tendrás a cientos de trabajadores, ¿cierto?", le dijo el presidente.


Trump siguió con la libanesa, Rima Gideon, de la que destacó que es titulada en Psicología: "En otras palabras, ella puede descifrarme", bromeó el mandatario, visiblemente de buen humor y provocando las risas de los ahí presentes.


Tras hablar con la mujer india, Sudha Naranayan, una programadora informática, Trump se refirió a la veterinaria Namet Waldosid, de la que dijo "es de Sudán y tiene un nombre muy bonito", y terminó la ronda con el médico ghanés Salah Abdul Samad.


"Se han ganado el bien más preciado, atesorado, querido y valioso en cualquier parte del mundo: se llama ciudadanía estadounidense. No hay mayor honor ni mayor privilegio", recalcó el presidente, antes de entregarles a cada uno de ellos un certificado con su nueva nacionalidad.