Trump le dijo que le lanzara una pelota de béisbol para firmársela. Así lo hizo y un miembro del equipo de seguridad del político republicano le dio un rotulador para que firmara en la bola.

Redacción Internacional.- Donald Trump es un fanático del béisbol y días atrás ha estado disfrutando de las Series Mundiales, es decir, la final de la MLB, que ha enfrentado a los Houston Astros y los Atlanta Braves.

En uno de estos partidos, disputado en Atlanta, el expresidente de Estados Unidos protagonizó un curioso incidente. Un joven aficionado, sentado bajo el palco en el que estaba Trump, quería saludar al magnate.

Trump le dijo que le lanzara una pelota de béisbol para firmársela. Así lo hizo y un miembro del equipo de seguridad del político republicano le dio un rotulador para que firmara en la bola.

El problema llegó cuando Trump tuvo que devolver la pelota ya firmada. El expresidente estadounidense la lanzó con tal mala suerte de que dio en la cabeza a otro niño que estaba junto al anterior. La pelota cayó hacia atrás.

Por fortuna, tal y como recoge TMZ, el niño no sufre herida alguna y los fans de Trump pudieron recuperar la pelota firmada.

En su juventud, Trump estuvo cerca de ser profesional: "Se suponía que yo iba a ser jugador de béisbol profesional. En la Academia Militar de Nueva York, fui capitán del equipo de béisbol. Trabajé duro como todos los demás, pero tenía un gran talento", dijo en 2004.