Los moderadores de Twitter consideraron que el mensaje de Greene poniendo en duda la efectividad de las vacunas constituye una violación de su política.

San Francisco.- Twitter suspendió desde este martes y por una semana la cuenta de la congresista republicana de Estados Unidos Marjorie Taylor Greene por publicar un mensaje en que aseguraba que las vacunas están "fracasando" y que "no reducen la propagación del virus".

Greene, representante por Georgia y una de las figuras más polémicas del Congreso estadounidense, llamó a la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA, en inglés) a no aprobar las vacunas contra la covid-19.

Aunque llevan meses siendo ampliamente distribuidas e inoculadas a la población, las vacunas sólo cuentan con una aprobación de emergencia, aún no definitiva.

Los moderadores de Twitter consideraron que el mensaje de Greene poniendo en duda la efectividad de las vacunas constituye una violación de su política, que prohíbe publicar información falsa o que induzca a error sobre la covid-19 y que pueda "provocar daños".

La suspensión implica que Greene no podrá enviar tuits, retuitear, dar a "Me Gusta" o seguir a otros usuarios durante los próximos siete días, aunque sí podrá seguir comunicándose con sus seguidores mediante mensajes directos.

"Twitter me suspendió por decir la verdad, y por publicar lo que mucha gente está diciendo", se defendió la congresista en un comunicado, y aseguró que "la verdad es muy ofensiva para todos los frágiles hipócritas de Twitter".

La totalidad del mensaje original compartido por Greene decía así: "La FDA no debería aprobar las vacunas contra la covid-19. Hay demasiados casos de infecciones y transmisión del virus entre gente vacunada. Estas vacunas están fracasando y no reducen la propagación del virus, como tampoco lo hacen las mascarillas. Las vacunas obligatorias violan nuestras libertades individuales".

Esta es la tercera vez que la controvertida representante por Georgia recibe una suspensión por parte de Twitter por compartir información que la empresa de San Francisco considera falsa.