Kiev se sentará en una mesa para lograr un acuerdo "cuando el Kremlin sea capaz de mirar las cosas con seriedad y deje de emborracharse con su propia propaganda".

REDACCION INTERNACIONAL.- Todas las propuestas de negociación que ha realizado Rusia para resolver la guerra con Ucrania "han sido un intento de apaciguamiento antes de apuñalarnos por la espalda", dijo este viernes Mykhailo Podoliak, asesor del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski.

Estas iniciativas para reanudar las negociaciones "son solo un intento de engañar para acumular reservas y reanudar la ofensiva" contra Ucrania, insistió Podoliak, quien ha participado en las fallidas conversaciones con Moscú, ahora paralizadas.

"Las interminables propuestas de negociación por parte de la Federación Rusa no son más que un intento de engañar al mundo: crear la impresión de que quieren diálogo y luego apuñalarnos por la espalda", reiteró el alto funcionario en su cuenta de Telegram, según la agencia Ukrainska Pravda.

En su opinión, mientras esto ocurre, los rusos "están sentados en los territorios temporalmente ocupados (de Ucrania) bajo una tregua temporal, estableciendo fortalezas, acumulando reservas y restableciendo su potencial ofensivo".

Agregó que "Ucrania definitivamente volverá al proceso de negociación" pero sólo lo hará en "el momento adecuado y cuando cuente con una fuerte posición desde el punto de vista negociador".

Kiev se sentará en una mesa para lograr un acuerdo "cuando el Kremlin sea capaz de mirar las cosas con seriedad y deje de emborracharse con su propia propaganda", dijo Podoliak.

El asesor de Zelenski saludó que Europa esté rechazando el petróleo ruso, y que más tarde haga lo mismo con el gas, ya que esto representa aproximadamente la mitad del PIB de Rusia lo que, en su opinión, hará que la economía rusa vuelva a la década de 1990: "no solo escasearán las piezas de automóviles, sino también las bolsitas de té", resaltó con ironía.

El gobierno de Kiev mantiene que más de 32.000 soldados rusos han muerto desde que se inició la invasión, el pasado 24 de febrero, y muchos más están heridos. Miles de equipos han sido destruidos.

"Y todo esto (está sucediendo) en el cuarto mes de la guerra para explicar a los Z-viewers (como denominó a los partidarios del ejército ruso y la guerra en Ucrania) dónde se encuentra la ciudad de Popasna y por qué capturarla es una gran victoria en lugar de 'capturar Kiev' o Jarkov (la segunda ciudad del país)", subrayó.

Dijo además que espera que Moscú "sea capaz de encontrar la fuerza para evaluar realmente el estado de las cosas, comparar sus éxitos con la famosa afirmación de que 'todo va según lo planeado', ordenar un alto el fuego y retirar sus tropas".