La Sra. Clarke dijo que su hijo estaba “extasiado” por tener la oportunidad de que le dieran de alta y que ahora viviría de forma independiente en su propio alojamiento con cuidadores.

Redacción Internacional.- Ryan Clarke, un hombre autista de 32 años, había estado pasado casi la mitad de su vida en un hospital de salud mental. Desde 2006 estuvo detenido y fue dado de alta recientemente tras una larga campaña por su madre. Clarke fue ingresado en el hospital por temor a autolesionarse.

Según djio la National Autistic Society (NAS) en julio, el número de autistas confinados para tratamiento de condiciones de salud mental en Inglaterra fue un “escándalo nacional”.

Clarke fue diagnosticado con esquizofrenia, y más adelante recibió un diagnóstico revisado de autismo cuando tenía 28 años. Hasta el pasado lunes había permanecido cinco años en un módulo psiquiátrico forense, donde también trataban pacientes con condenas penales.

La Sra. Clarke dijo que su hijo estaba “extasiado” por tener la oportunidad de que le dieran de alta y que ahora viviría de forma independiente en su propio alojamiento con cuidadores.

“Es autista y tiene fases repetitivas, pero creo que ese fue su mecanismo de afrontamiento mientras estaba en el hospital. Ahora creo que eso se detendrá. Se desvanecerá hasta que ya no sea más”. “Tendrá días malos, pero cada vez tendrán menos”. Dijo su mamá, esperanzada.

Su esposo, Peter, dijo que su hijastro estaba “muy feliz” de vivir una “vida normal”. “Pensamos que se sentiría abrumado, pero en realidad se lo tomó muy bien, con calma, y se emocionó tanto que quería hacer todo a la vez y ver todo a la vez”, dijo.

El trastorno del espectro autista es una discapacidad que afecta el desarrollo del cerebro de manera que perjudica la manera en la que una persona percibe y socializa con otras, causante de problemas en la interacción social y la comunicación.

La Sra. Clarke, quien es originaria de Hull pero vive en Doncaster, dijo que había luchado “con uñas y dientes” por su hijo durante los últimos 15 años.

«Estaba sobre la luna, le encantó», dijo.