REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Un socavón de más de 6 metros de largo apareció en una calle residencial de la ciudad de Newcastle, en el Reino Unido. Según informa 'The Independent', el suelo se hundió a lo largo de un tramo de la antigua mina que atraviesa la ciudad.

El hundimiento de tierra no ha dejado ningún herido. Entre otros daños materiales, los residentes indican que la grieta ha dejado inaccesibles algunos garajes.