El terremoto alcanzó el nivel 3 en la escala sísmica japonesa de 7 niveles (centrada en medir la agitación en la superficie) en la prefectura de Ibaraki, al noreste de Tokio, y algunas zonas del este de la capital y, además de en Tochigi, y con menos intensidad en las prefecturas del alrededor.

TOKIO.- Un terremoto de magnitud 6,2 en la escala de Richter se produjo este lunes en aguas del Pacífico frente a Japón, dejándose sentir en buena parte del archipiélago, sin desencadenar alerta de tsunami ni provocar percances ni daños.

El seísmo tuvo lugar a las 7:46 hora local (20:46 GMT del domingo) a 450 kilómetros de profundidad con epicentro en aguas al sudoeste de las islas Izu, a unos 300 kilómetros de distancia de Tokio, donde se dejó sentir el temblor, según datos de la Agencia Meteorológica de Japón (JMA).

El terremoto alcanzó el nivel 3 en la escala sísmica japonesa de 7 niveles (centrada en medir la agitación en la superficie) en la prefectura de Ibaraki, al noreste de Tokio, y algunas zonas del este de la capital y, además de en Tochigi, y con menos intensidad en las prefecturas del alrededor.

El temblor no desencadenó alerta de tsunami ni se registraron heridos ni daños, pero según las autoridades meteorológicas se llegó a sentir en amplias zonas de Tohoku, la región noroeste, y hasta en Kyushu, en el sudoeste del país, debido a un fenómeno denominado "intensidad sísmica anormal".

Japón se asienta sobre el llamado cinturón de Fuego del Pacífico, una de las zonas sísmicas más activas del mundo, y registra terremotos con relativa frecuencia, por lo que las infraestructuras están diseñadas para aguantar los temblores.