Un guía turístico fue el encargado de controlar al hombre y reducirlo hasta que fue detenido por los gendarmes del Vaticano.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Un turista proveniente de Estados Unidos, causó momentos de tensión en los Museos Vaticano. Todo ocurrió este miércoles, cuando pidió ver al Papa Francisco, y al negarle la visita tiró dos bustos romanos de mármol que se encontraban exhibidos en la Galería Chiaramonti. A raíz de esto el hombre quedó detenido.

Según informó la agencia Dire, la oficina de prensa de los Museos Vaticanos confirmó que se trataría del “gesto de un desequilibrado”. Las dos esculturas romanas eran de personajes no conocidos y se encontraban en una repisa y, a pesar de que fueron tirados fuertemente al piso, solamente tuvieron daños "no relevantes”.

Un guía turístico fue el encargado de controlar al hombre y reducirlo hasta que fue detenido por los gendarmes del Vaticano.

Además el vocero del Vaticano, Matteo Bruni, comentó a la prensa que el detenido fue entregado a la policía italiana e interrogado.

Según publicó el diario ABC de España, las esculturas pertenecen a la colección expuesta en el Museo Chiaramonti y se encuentra en la galería que conecta el Palacete Belvedere con el resto de los Palacios Vaticanos.

La colección reúne retratos romanos y tiene el apellido del Papa Pío VII.

Según publicaciones de medios italiano, luego de que Giuliano impidiera que el egipcio siga rompiendo cosas, gendarmes del Vaticano actuaron para detenerlo finalmente.

Luego fue entregado a las autoridades italianas quienes por estas horas esperan para tomarle declaración.