Así lo explicó el director técnico del Plan de Emergencias por Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, quien encareció a las personas que acudan a tareas de limpieza en las viviendas próximas a las coladas de magma en las zonas evacuadas que adopten todas las medidas de precaución.

Santa Cruz de La Palma (España).- A falta de nueve días para dar por finalizado el proceso eruptivo en el volcán de Cumbre Vieja, en la isla canaria de La Palma, este sigue afectando a la calidad del aire a causa de la alta concentración de partículas en suspensión en la zona no desalojada del municipio de Los Llanos de Aridane.

Pese a los síntomas de agotamiento de la erupción, que han llevado a los expertos a declarar una cuenta atrás para considerar terminado el proceso eruptivo que comenzó el 19 de septiembre, a lo largo de la jornada de este jueves se registra un problema "obvio" de concentración en el aire de partículas inferiores a 10 micras.

Así lo explicó el director técnico del Plan de Emergencias por Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, quien encareció a las personas que acudan a tareas de limpieza en las viviendas próximas a las coladas de magma en las zonas evacuadas que adopten todas las medidas de precaución.

En particular, insistió en la necesidad de no ir solas sino acompañadas por personal que pueda hacer una medición previa de los gases.

Aunque la zona en cuestión esté "teóricamente" libre de emisiones, el Pevolca aconseja airear las viviendas como mínimo durante 15 minutos para dar salida a los gases que pudiesen estar almacenados.