Hay numerosos asteroides cuyas órbitas son potenciales amenazas para la Tierra.

EEUU.-Un reciente estudio determinó que esta podría ser una estrategia efectiva de defensa planetaria si la advertencia de choque se conoce con muy poco tiempo de antelación

La simulación de los científicos de lo que pasaría si una bomba atómica impacta a un aSi un asteroide se dirige hacia la Tierra, mandar una bomba nuclear parece ser una buena opción de defensa, dicen los científicos.

Aunque el enfoque de los científicos siempre has sido la “deflexión”, es decir, empujar al asteroide con un impactador cinético o una explosión nuclear para hacerlo cambiar de trayectoria, si el tiempo de advertencia es demasiado corto sólo quedaría la opción de desintegrar el asteroide con una explosión que lo divida en muchos fragmentos bien dispersos.

Este enfoque se llama “disrupción” y a menudo es lo que la gente piensa cuando se imagina la defensa planetaria. Si bien los científicos preferirían tener más tiempo de advertencia, deben estar preparados para cualquier escenario posible, ya que muchos asteroides cercanos a la Tierra permanecen sin descubrir.

Para esto un arma nuclear puede ser “una estrategia muy efectiva de defensa planetaria”, sugiere un reciente estudio publicado en la revista Acta Astronáutica.

En la investigación adelantada por astrónomos del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, en California, se analiza de cerca como diferentes órbitas de asteroides con distintas distribuciones de velocidad pueden afectar el destino de los fragmentos, si lo que se opta es por hacer explotar el asteroide con una bomba nuclear.

Para hacerlo, se usó una simulación de lo que pasaría si una carga nuclear de 1 megatón estallara a pocos metros de la superficie de un asteroide con forma de Bennu -un asteroide cercano a la Tierra descubierto en 1999- y 100 metros de diámetro.

Fragmento de la simulación de los científicos que muestra lo que pasaría si una bomba nuclear impacta un asteroide con el objetivo de desintegrarlo.

Los resultados resaltados en el documento son tranquilizadores: para las cinco órbitas de asteroides consideradas, llevar a cabo la interrupción solo dos meses antes de la fecha del impacto de la Tierra pudo reducir la fracción de masa impactante en un factor de 1,000 o más (es decir que el 99.9 por ciento de la masa no cae en la Tierra).

Para un asteroide más grande, la dispersión sería menos robusta, pero incluso las velocidades de dispersión reducidas en un orden de magnitud darían como resultado que el 99 por ciento de la masa no afectaría la Tierra, si la interrupción se realiza al menos seis meses antes de la fecha del impacto.

“Uno de los desafíos al evaluar la disrupción es que es necesario modelar todas las órbitas de los fragmentos, lo que generalmente es mucho más complicado que modelar una desviación simple”, dijo Patrick King, autor principal del estudio.

“No obstante, debemos tratar de abordar estos desafíos si queremos evaluar la disrupción como una posible estrategia”, agregó.

La investigación determinó que con tiempo de entre 2 y 6 meses, los fragmentos de asteroide producto de una explosión nuclear caerían en un 99% fuera de la Tierra.

King dijo que el principal hallazgo del trabajo fue que la interrupción nuclear es una defensa muy eficaz de último recurso. “Nos enfocamos en estudiar las interrupciones ‘tardías’, lo que significa que el cuerpo impactante se rompe poco antes de impactar”, explicó. “Cuando se dispone de mucho tiempo, por lo general escalas de tiempo de una década, generalmente se prefiere que se usen impactadores cinéticos para desviar el cuerpo impactante”.

Los impactadores cinéticos tienen muchas ventajas: por un lado, la técnica es bien conocida, se está probando en misiones reales, como la misión DART, y es capaz de manejar una amplia gama de posibles amenazas si tiene suficiente tiempo.

Sin embargo, tienen algunas limitaciones, por lo que es importante que, si surge una emergencia real, haya múltiples opciones disponibles para hacer frente a una amenaza, incluidas algunas formas que pueden manejar tiempos de advertencia bastante cortos.

Michael Owen, otro de los investigadores, dijo que este documento es de vital importancia para comprender las consecuencias y los requisitos de la interrupción de un asteroide peligroso que se acerca a la Tierra.

Owen escribió el software, llamado Spheral, que se utilizó para modelar la ruptura nuclear del asteroide original, siguiendo la física detallada de cómo impactar y romper el asteroide rocoso original y capturar las propiedades de los fragmentos resultantes. A partir de ahí, el equipo utilizó Spheral para seguir la evolución gravitacional de la nube de fragmentos, teniendo en cuenta los efectos de los fragmentos entre sí, así como la influencia gravitacional del sol y los planetas.

“Si detectamos un objeto peligroso destinado a golpear la Tierra demasiado tarde para desviarlo de manera segura, nuestra mejor opción restante sería romperlo tan a fondo que los fragmentos resultantes perderían en gran medida la Tierra”, dijo.

Owen advierte que el objetivo fundamental era lograr determinar qué pasaría con los fragmentos del asteroide cuando se rompieran en pedazos, pues estos seguirán su propio camino alrededor del Sol interactuando entre sí con los planetas por el efecto de la gravedad.

Hay numerosos asteroides cuyas órbitas son potenciales amenazas para la Tierra.

“Esa nube tenderá a extenderse en una corriente curva de fragmentos alrededor del camino original en el que se encontraba el asteroide. La rapidez con la que se esparcen esas piezas (combinado con cuánto tiempo hasta que la nube cruza el camino de la Tierra) nos dice cuántas golpearán la Tierra”, resaltó el científico.