El personal sanitario se mostró afectado por la muerte de la niña. De hecho, los propios sanitarios acaban rompiendo en llanto.

UCRANIA.- En la ciudad portuaria de Mariúpol, una ambulancia ingresó el domingo a un hospital con una niña de 6 años con una herida de muerte por bombardeo ruso, situación actual por la que está pasando Ucrania.

La niña, pálida, fue ingresada junto a su padre, también con heridas de gravedad, a un hospital de la ciudad. De inmediato, los paramédicos intentaron hacer todo lo posible para salvar a la pequeña. Un equipo médico le bombeó el pecho, luchando desesperadamente por revivirla. Su madre estaba parada afuera de la ambulancia, llorando.

“¡Salir con ella! ¡Salir con ella! ¡Podemos hacerlo!” gritó un enfermero del hospital, empujando una camilla hacia la ambulancia.

Los médicos trataban un sin números de cosas para revivir a la niña, inyecciones, reanimarla con un desfibrilador, y bombeo de oxígeno. Uno de ellos miró directamente a la cámara de un videoperiodista de Associated Press al que se le había permitido entrar.

“Muéstrale esto a Putin”, dijo enojado. "Los ojos de esta niña, y médicos llorando"

La niña, cuyo nombre no se supo de inmediato, no pudo ser salvada. El médico se acercó suavemente a su cara para cerrarle los ojos.

Los médicos, que trabajaron incansablemente en un hospital de la ciudad para tratar de conseguir que la menor sobreviviera, pero trágicamente sucumbió a sus heridas y acabó falleciendo. El personal sanitario se mostró afectado por la muerte de la niña. De hecho, los propios sanitarios acaban rompiendo en llanto.

Mientras los médicos trataban de reanimar a la niña, su padre era trasladado a la Unidad de Cuidados Intensivos en el mismo hospital tras sufrir heridas por el bombardeo junto a su hija.

Según ha informado la ONU, los muertos civiles ascienden a 102 en toda Ucrania. Una cifra que el país invadido eleva hasta 352. Entre los fallecidos habría varios niños, por lo que no se descarta que la cifra aumente en las próximas horas.