El Banco Mundial instó este miércoles a los Gobiernos de América Latina y el Caribe a que actúen frente a la crisis educativa "sin precedentes" que enfrenta la región debido al cierre de colegios por la pandemia.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- El Banco Mundial instó este miércoles a los Gobiernos de América Latina y el Caribe a que actúen frente a la crisis educativa "sin precedentes" que enfrenta la región debido al cierre de colegios por la pandemia.


En un informe llamado "Actuemos ya para proteger el capital humano de nuestros niños", el Banco Mundial alertó de que cerca de 120 millones de niños en edad escolar han perdido un año completo presencial de escolarización debido a la pandemia.


Ese año completo tiene una consecuencia inmediata que el informe define como "pobreza de aprendizaje" y que se traduce en que el porcentaje de niños de 10 años incapaces de leer y comprender un relato simple ha crecido del 51 % al 62,5 %.


Además, el estudiantado de primeros años de secundaria incapaz de comprender adecuadamente un texto de moderada extensión creció del 55 al 71 % tras diez meses sin clases presenciales, y podría llegar hasta el 77 % si la situación se alarga tres meses más.


El informe destaca que las pérdidas son más elevadas entre las clases bajas, lo que habría ensanchado un 12 % adicional la brecha socioeconómica en materia de resultados educativos.


A esto se le suma la posibilidad de que el abandono escolar aumente un 15 % y la interrupción de servicios durante al año pandémico como programas de comida, que según datos del Banco Mundial beneficiaban a 10 millones de niños y niñas.


"Esta es la peor crisis educativa jamás vista en la región y nos preocupa que podría tener consecuencias graves y duraderas para toda una generación, en especial entre los sectores más vulnerables", dijo el vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, Carlos Felipe Jaramillo.


"Los Gobiernos -añadió- deben actuar en forma urgente para recuperar el terreno perdido y aprovechar la oportunidad para mejorar los sistemas educativos aprovechando nuevas tecnologías."


El Banco Mundial apostó así por garantizar una reapertura de las escuelas que alcance a todos los niños en edad escolar, con un sistema mixto presencial y a distancia en los próximos meses.


"Una reapertura efectiva requiere decisiones importantes tanto en lo administrativo como en lo pedagógico", señaló una de las autoras principales del informe, Emanuela Di Gropello.


"Es también vital -añadió- cerrar rápidamente las brechas digitales que aún persisten y aprovechar la crisis actual para impulsar transformaciones que eran necesarias incluso antes de la pandemia".


Según el Banco Mundial, menos del 43 % de las escuelas primarias y menos del 62 % de las secundarias en la región tienen acceso a internet con fines pedagógicos.