ATENAS, Grecia.- Varios miles de personas, unas 2.000 según la Policía, se han concentrado este domingo en el centro de Atenas en una protesta convocada por la Confederación General de Trabajadores de Grecia (GSEE), contra la política de recortes y austeridad.

El presidente de GSEE, Yannis Panagopulos, hizo un llamamiento a defender "la Constitución y las leyes de la República", al considerar que los recortes incluidos en la última ronda de medidas de austeridad acordadas entre el Gobierno griego y la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional vulneran la legislación helena.

"Durante los dos años de puesta en práctica del primer memorándum (de recortes) y ahora con el segundo, los trabajadores, desempleados y pensionistas se enfrentan a un gran reto", denunció el dirigente del GSEE, el mayor sindicato del país.

"Se les recortan los salarios y pensiones, se abolirán los convenios colectivos y la legislación sobre Seguridad Social, se viola la Constitución", denunció Panagopulos a los griegos reunidos frente al Parlamento de la capital.

"Los trabajadores de todos los sectores deben esforzarse para prevenir la aplicación de facto de las nuevas medidas", dijo por su parte el portavoz del sindicato comunista PAME, Zeodoros Kutras, que invitó a los griegos a "golpear fuerte y participar en todo tipo de manifestaciones".

"Si cierran este organismo, será por culpa de los ladrones", se leía en una pancarta del sindicato de trabajadores de la Agencia de Vivienda Social (OEK), donde esta semana intentó suicidarse una pareja amenazada de perder su trabajo.

"Nuestros políticos nos dan vergüenza" y "Abajo la mafia de los ladrones" eran otros de los mensajes que portaban los asistentes a una marcha que transcurría de forma pacífica.

Fotis Sarantópulos, ingeniero químico de 55 años y fundador del Movimiento Griegos Unidos declaró a Efe: "No nos oponemos al sistema parlamentario, pero queremos echar a los incapaces y a los mafiosos".

Para esta tarde hay convocadas dos nuevas manifestaciones: una de la formación anticapitalista Antarsya a las 15.00 GMT y otra de los indignados griegos a las 16.00 GMT.

Está previsto que la Eurozona apruebe mañana en Bruselas la concesión a Grecia de un rescate de al menos 130.000 millones de euros, después de que Atenas se haya comprometido a aplicar duras reformas y políticas de ahorro que han afectado a la calidad de vida de los griegos y que están siendo muy contestadas en las calles.